Exit

Sitios web que requieren el plug-in de Flash para cargar correctamente, páginas que consisten solamente en links a Nuestra Misión, Visión, Filosofía y Productos, expresiones como: “¿Por qué pagar si lo puedo hacer yo mismo con una herramienta gratuita en Internet?” o “El sitio de la competencia es bueno, necesitamos algo como ellos pero con nuestros colores”.

Si nada de lo anterior le ha causado siquiera un poco de gracia, es urgente hacer un “cambio de switch” sobre su percepción del proyecto web para su negocio.

Además de que todo lo anterior es motivo de pesadillas para cualquier diseñador/desarrollador web profesional, también es parte del fracaso de muchos proyectos web empresariales.

Sírvase de esta breve guía de consejos y evite caer en una serie de costosos errores cuando se trata de invertir en la presencia online para su negocio.

1. No se trata de una página web. Es un proyecto web.

Como cualquier otro activo del negocio, el sitio web también lo es y por eso se le debe tratar y administrar como un proyecto serio.

Establezca desde un principio el objetivo y las metas de este. Designe los recursos adecuados y así mismo nombre a los responsables del proyecto.

2. El dominio

No permita que el prestigio en línea de su marca recaiga en el subdominio de un servicio gratuito. Invierta en un dominio propio.

Debe ser tan memorable como sea posible. Si es necesario, adquiera un  dominio auxiliar para crear una estrategia efectiva de generación de tráfico.

Usted podría adquirir el dominio de nivel superior (TLD por sus siglas en inglés) que lleve el nombre de su empresa, p.ej. minegocio-sa-de-cv-enlaciudad.com

Es verdad que a veces el nombre del negocio puede ser muy largo y difícil de recordar como dominio de internet. En esos casos considere adquirir un TLD amigable y fácil de promover en sus campañas publicitarias y que a su vez pueda dirigir el tráfico hacia su dominio principal. Podría ser algo como el slogan de su empresa, p.ej. solucionesefectivas.com

3. El hospedaje

Analice cuáles serán las necesidades de su sitio web. Dependiendo de estas cotice y compare el servicio más adecuado con al menos tres proveedores distintos.

Adicionalmente, no pierda de vista las “letras pequeñas” en el contrato ya que muchas compañías que ofrecen soluciones de hosting promocionan fuertemente sus planes mas económicos para atraer clientes (generalmente inexpertos) y más tarde, cuando llega el momento de renovar el servicio podríamos llevarnos una sorpresa al ver que el costo se ha incrementado a casi al doble porque, cuando usted adquirió el servicio, solo se trataba de un precio especial en aquel momento.

4. El contenido

Es una muy mala idea intentar bombardear al visitante con todas las cualidades  de nuestro producto desde la pagina de inicio. Deténgase. No hable demasiado sobre “usted”. Después de todo, a nadie le apetece mantener una “conversación” con alguien que se la pasará hablando de sí mismo toda la noche.

Permita que el visitante descubra sus cualidades por sí mismo. O mejor aun, que las historias de sus clientes hablen por usted.

Considere que su contenido debe ser capaz de (1) mantener interesado al nuevo visitante y (2) informar al visitante recurrente para aprender más sobre el producto.

Un buen punto de partida es poniéndose en los zapatos de sus posibles clientes y pensar en las palabras que usarían para buscar un producto como el que usted ofrece. Incluya esas palabras en todo su contenido; ¿qué lo llevaría a hacer clic en su marca? no se preocupe si aun no cuenta con una lista detallada de esas palabras. Para iniciar es válido basarse en sus propias ideas y experiencias, pero tome en cuenta que más adelante deberá hacer ajustes de acuerdo a los términos de búsqueda que realmente estén usando sus visitantes. ¿Cómo saberlo? Con herramientas de analítica web.

5. Analítica web

Integre a su sitio una herramienta que le permita recolectar información de sus visitantes. Es sencillo y generalmente los servicios gratuitos le ofrecen todo lo necesario para comenzar.

Es la forma más efectiva para tomar decisiones y optimizar sus contenidos en el sitio.

6. Mejora continua

Nunca deje abandonado su sitio web.

Piense un momento en el sitio web de su marca favorita. Digamos, por ejemplo, la marca de su tablet, de su computadora o de su teléfono móvil. Ahora responda lo siguiente: En los últimos cuatro años, ¿ha visitado esa página y se ha topado con un mensaje como: “disculpe las molestias, estamos remodelando”? Y por otro lado, ¿cuántas veces han cambiado el aspecto de ese sitio? ¿es el mismo de hace 4 años?

Siempre recuerde que una vez puesto en marcha su proyecto web, solo se puede mirar al frente y seguir optimizando la experiencia para sus clientes en línea. Créame, los beneficio son altos y medibles.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
Go top